Nahuel Gasparutti

¿El Futuro del diseño web?

Si estás pensando en dedicarte a diseñar webs, mejor olvídate. En los próximos años, si no es hoy mismo, el diseño web tal y como lo conocíamos hasta ahora habrá desaparecido.

Por: Victor Palau

Ilustración: Designmodo

Hace años las empresas querían una página web. No sabían muy bien para qué pero la querían. Ahí todos nos lanzamos a aprender todo lo relacionado con el diseño web para poder ofrecer este servicio. Nos batíamos en armas con los informáticos que también querían su parte. Todos buscábamos software que nos permitiera diseñar como lo hacíamos en Freehand. Go Live Cyberstudio –que luego compró Adobe– fue la solución momentánea para unos, Flash para otros. Los primeros drag&drop eran tan rudimentarios que apenas solucionaban el problema.

Al poco, los informáticos y los diseñadores no tuvieron más remedio que colaborar para encontrar soluciones viables. El programador con nociones de diseño o el diseñador con conocimientos de programación devino en el Diseñador Web. Una figura altamente cotizada.

En los inicios pagar una fortuna por una web era lo normal. Todo el mundo se aprovechó y a todos les suponía un esfuerzo desmedido desarrollar una web desde cero. Un site en un simple html todavía era asumible, pero algo con base de datos era un auténtico despropósito. Algunos hicieron mucho dinero con ello.

Pero aparecieron los primeros CMS, como WordPress, que eran ¡gratis! Y los primeros blogs, que no solo eran gratis sino que encima ni pagabas alojamiento. ¡Un chollo!

Todo son plantillas
No hace falta decir a estas alturas el gran negocio que existe tras las plantillas para WordPress, Joomla, Drupal o Magento. Millones de euros en mini compras de plantillas que en la mayoría de los casos solucionan las necesidades básicas de cualquier cliente. Algunos ajustes y un poco de personalización y una web luce increíble.

Ahí nos dimos cuenta de que cobrar una cantidad importante de dinero por una web básica iba a ser muy difícil. Y todos nos cogimos a WordPress como tabla de salvación para intentar seguir diseñando webs, aunque fuera trasteando plantillas y diseñando lo mínimo con ayuda de algún programador o del propio gestor de contenidos.

Utilizar plantillas de WordPress no es diseñar una web, no nos engañemos. Y tampoco pensemos que nosotros somos más listos que nadie y pretandamos vender servicios de diseño cuando realmente son servicios de gestión.

¿Quién diseña la web realmente cuando instalas una plantilla?
Al principio las plantillas las diseñaba un tipo en su estudio con unas funcionalidades básicas y una implementación que en muchos casos era penosa. ¡Pero era suficiente! Las plantillas se han convertido en tal negocio que ahora son equipos de trabajo con profesionales multidisciplinares que desarrollan productos muy elaborados, con soporte 24h y con funciones muy importantes. Verdaderos plug&play en los que no se necesita más que cambiar el texto y las imágenes de ejemplo.

Eso significa que en el fondo no somos nosotros los que diseñamos, sino otros. Como mucho adaptamos, ajustamos o incluso empeoramos el trabajo hecho por otros.

¿Quién va a pagar por una web miles de euros cuando se puede tener una por apenas 50 euros?
Webs bien diseñadas, con estructuras sólidas y muy pensadas por equipos de UX, buena tipografía, buen equilibrio de color, adaptadas para responsivecon tiendas incluidas con servicios de pago y gestión de e-commerce…  Webs que cuesta diseñar varios meses, incluso algún que otro año de desarrollo que luego venden por 50, 60, 70 euros… pero lo hacen miles, millones de veces en todo el mundo.

Pero si ahora estás pensando en dedicarte a diseñar plantillas llegas tarde, hay empresas como Envato, propietaria de Theme Forest que dispone de más de 6 millones de plantillas de más de 4 millones de diseñadores en todo el mundo. La compañía australiana declara que paga más de 250 millones de dólares en todos sus marketplaces (ThemeForest, GraphicRiver, VideoHive, AudioJungle, CodeCanyon, PhotoDune, 3dOcean, ActiveDen). Ni lo intentes. No vas a ser el más alto y el más guapo ahora.

Está claro que no es la solución para todos, pero para la mayoría de empresas, negocios… de potenciales clientes, en definitiva, les vale. Y ahí hay una parte del pastel que ya no nos toca. Ahora nos pagan por gestionarlo, no por diseñarlo.

Ahora, desde la última actualización de Wordpress a la versión 4.0, cada vez son más las plantillas que se editan desde front end y no tienes que entrar en el editor, con hacer click en el texto directamente se puede cambiar el titular, elegir tipografía, color, disposición, fondo… Es un verdadero juego de niños.

Qards
Qards, un plug-in desarrollado por Designmodo permite crear páginas utilizando WordPress con una capacidad de edición muy alta. Todo está preconfigurado, para los usuarios menos diestros en diseño. Pero en manos de un buen editor gráfico, componer, elegir tipografía (Typekit, Google Fonts… ), color, fondos… es lo más parecido a diseñar que hemos estado hasta ahora, sin necesidad de contar con un informático a nuestro lado. No es perfecto, no se puede hacer todo y tiene sus límites, pero es liberador.

WordPress evoluciona hacia este modelo –ya hay muchas plantillas con este funcionamiento– una capacidad de edición en tiempo real sin necesidad de entrar en el editor. Cada vez será más normal cambiar y mover las cosas directamente sin tener que saber casi nada de html.

Todo se puede mejorar
Ahora, el mundo plantilla ya está más que agotado y la uniformidad siempre lleva a querer diferenciación y mejoras. Contar con un CMS propio significa tener que contar con un servidor, pagarlo cada mes, instalar la base de datos, programar la web, mantenerla y actualizarla constantemente. Una labor que supone no solo muchas horas, sino también mucho dinero. Eso sin contar con la creación de contenidos.

¿Por qué tener que venderle a los clientes sólo la plantilla cuando les podemos vender todo el paquete? Parece que esta pregunta es la que se hicieron muchos de los que veían cómo creció el auge de las plantillas. Y si en lugar de solo diseñar, también les ofrecemos el servidor y el soporte, más las actualizaciones, el aprendizaje y cualquier cosa que necesiten…

En esta guerra también están pensando los chicos de Facebook. Si el 40% de los americanos piensa que internet es Facebook, ¿para qué quitarles la razón? ¿No será más cómodo ofrecerles la posibilidad de que todo lo hagan dentro de la red social? Ya hay empresas que su página web es una página de Facebook. Y en breve Facebook ampliará las posibilidades para que las empresas no tengan la necesidad de montar su propia web fuera de su ecosistema.

Squarespace
El modelo de ‘todo incluido’ es un formato muy atractivo para muchos. Generar una web con tan solo poner el nombre de usuario y una contraseña es algo que todos queremos. Todo lo demás ya está pensado y hecho. Solo hay que arrastrar y activar. Squarespace es un modelo de todo en uno que funciona a la perfección. No solo porque sus plantillas están bien diseñadas, equilibradas, con buena tipografía sino porque cualquier duda o problema es atendido por más de 500 profesionales que te lo solucionan todo.

Con varios millones de webs alojadas y con una facturación anual de más de 15 millones de euros parece que hay más de uno que le ha convencido. Y si lo pruebas te convencerá seguro. El editor es mágico. Es un drag&dropfinísimo, con el que puedes componer cada página mejor que lo harías en tu editor tradicional. Todo fluye y se adapta, es hasta difícil hacerlo mal.

Y todo esto a partir de ¡8 dólares al mes! ¿Vas a diseñar una web mejor por un precio mejor? Imposible. Y esta vez no vale aquello de que en el fondo tú lo haces mejor. Para el 99% de tus clientes este sistema cubre ampliamente sus expectativas, sus necesidades.

Shopify
Shopify es otro buen ejemplo, pero esta vez centrado en las tiendas online. Para qué invertir miles de horas y de euros en configurar correctamente una tienda cuando tienes todo, todo y todo lo que necesitas para gestionar una tienda en segundos. Todas las plantillas que se quieran, sistemas de pago, sistemas de seguridad para garantizar que todo va bien e incluso unido a empresas de transporte que te calculan en tiempo real el precio del envío. Más fácil imposible. ¡Ah! y por 14 euros al mes.

The Grid
Por si todo esto no fuera poco, aparece The Grid. Un nuevo modelo de configuración de web que es similar Squarespace pero que va más allá del modelo plantilla y que deja en evidencia la capacidad creativa y de edición de los diseñadores. ¿Qué pasaría si existiera una manera de crear un algoritmo que fuera capaz de diseñar por nosotros?

The Grid interactúa con el entorno para crear escalas de color que encajan bien, filtros fotográficos que mejoran las imágenes como ya lo hace Instagram, composiciones que se adaptan cuando movemos un elemento. Aquello que hacemos los diseñadores, pero generado para que todo funcione, todo encaje y nada quede mal.

Están todavía en periodo de crowdfunding pero ya han convencido a más de 45.000 contribuyentes al proyecto que han pagado 96$ al año por ser de los primeros en tener el privilegio de estrenar el sistema.

A estas alturas habrá más de uno con los ojos como platos y otros indignados ante tanto despropósito. Está claro que hay muchos matices en todo esto, pero está claro que augura el fin del diseño web como lo conocíamos hasta ahora. Nuestro trabajo no deja de ser muy similar a otros sectores. No podemos pensar que somos tan especiales.

A quién se le ocurre ahora ponerse a diseñar un coche, un televisor o cualquier electrodoméstico –o su interface gráfica si se quiere– si esto lo hacen grandes multinacionales a nivel mundial. Pues en esto parece que estamos abocados a algo similar.

¿Qué nos queda?
La creatividad, el diseño, los servicios personalizados siempre existirán y será necesaria nuestra participación y aquí es donde está el camino. Pero esta vez no será un camino para principiantes y diseñadores freelance con un conocimiento básico, sino de expertos que desarrollaran proyectos a medida con necesidades muy importantes que estas plataformas no cubren. Diseñadores web que aportan valor más allá de un estándar. Webs que no son una simple fachada elegante con unas pocas páginas sino webs donde harán falta equipos importantes –incluidos los diseñadores– para desarrollar proyectos con retorno para los clientes. Las plataformas seguirán vendiendo trajes hechos para todos y nosotros seguiremos el camino del especialista. Y aquí es donde gritaremos ¡viva el diseño web!

¿Quién diseñará las webs? El diseñador que las diseñe buen diseñador será.